Romanos 12: 2. No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Introducción.

La mente humana es el lugar donde toman forma las ideas, pensamientos, razonamientos, decisiones, etc. Es decir: Somos lo que pensamos y lo que creemos. En base a lo anterior debemos entender que en nuestra naturaleza humana, perversa y caída, nuestra mente y nuestro entendimiento siempre estarán entenebrecidos, por lo que es necesario que nuestro entendimiento sea renovado cada día por la Palabra de Dios y su obra en nuestras vidas.

Primero debemos Entender que:

1.- Los pensamientos de Dios son más altos que nuestros pensamientos.

Isaías 55.8-9 (Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos).

  1. Dios conoce nuestros pensamientos.

(Job 42:2) Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti. 

(Génesis 6:5) Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

  1. Nuestros pensamientos deben enfocarse en la gloria de Dios.

(1 Reyes 18:21) Y acercándose Elías a todo el pueblo, dijo: ¿Hasta cuándo claudicaréis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle; y si Baal, id en pos de él. Y el pueblo no respondió palabra.

  1. Nuestros pensamientos son egoístas y vanos.

(Proverbios 16:9) El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.

(Proverbios 19:21) Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.

(Salmos 10:4) El malo, por la altivez de su rostro, no busca a Dios; No hay Dios en ninguno de sus pensamientos.

(Salmos 94:11) Jehová conoce los pensamientos de los hombres, Que son vanidad.

2.- También debemos de: Meditar en la Palabra de Dios y sujetarnos a ella

  1. a) Pensamientos piadosos.- (conforme a Dios)

(Filipenses 4:8) Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.

(Salmos 49:3) Mi boca hablará sabiduría, Y el pensamiento de mi corazón inteligencia.

(Proverbios 16:3) Encomienda a Jehová tus obras, Y tus pensamientos serán afirmados.

  1. b) Llevando cautivos nuestros pensamientos a la obediencia a Cristo.

(2 Corintios 10 3-6) 3. Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; 4. Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, 5. Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,6. y estando prontos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta.

 3.- dios cautiva nuestra atención para meditar sólo en el y su obra.

(Lucas. 5. 1-11)1 Aconteció que estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. 5:2 Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. 5:3 Y entrando en una de aquellas barcas, la cual era de Simón, le rogó que la apartase de tierra un poco; y sentándose, enseñaba desde la barca a la multitud. 5:4 Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar. 5:5 Respondiendo Simón, le dijo: Maestro, toda la noche hemos estado trabajando, y nada hemos pescado; mas en tu palabra echaré la red. 5:6 Y habiéndolo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía. 5:7 Entonces hicieron señas a los compañeros que estaban en la otra barca, para que viniesen a ayudarles; y vinieron, y llenaron ambas barcas, de tal manera que se hundían. 5:8 Viendo esto Simón Pedro, cayó de rodillas ante Jesús, diciendo: Apártate de mí, Señor, porque soy hombre pecador. 5:9 Porque por la pesca que habían hecho, el temor se había apoderado de él, y de todos los que estaban con él, 5:10 y asimismo de Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón. Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. 5:11 Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron.

  1. Distraídos de lo que está haciendo Dios. Vemos que mientras la multitud se agolpaba para estar cerca del Señor, los discípulos estaban distraídos con sus redes. Quizás estás más concentrado en lo que tienes que estar haciendo dentro de la Iglesia, que estar atento a lo que Dios está haciendo.
  2. Dios llamando nuestra atención. (Desconectarnos de las cosas terrenales). Jesús pide a Pedro (llama su atención) que aparte de la tierra la barca. Jesús lo que hacía era para que Pedro quitara por un momento su atención de las cosas terrenales, pusiera su mirada en el Señor Jesús.
  3. Dios mostrando su voluntad y transformó la mente del Apóstol. Cuando Pedro fue confrontado con el poder del Señor, su vida fue transformada, y de inmediato lo dejó todo para seguirlo a él.

Conclusión…

Dios nos ha dado todo lo que necesitamos para que nuestra mente esté puesta en su Palabra y Su voluntad, y quiero invitarte a que en éste momento pidas al Señor te ayude a renovar tu mente, a que dejes atrás los pensamientos pecaminosos, y medites en sus hermosos mandamientos, a que dejes atrás el estilo de vida desordenado y él corrija tu caminar, y a que el visite tu vida de tal forma que como lo hizo el Apóstol Pedro, lo dejes todo por el Señor. Por que el tesoro más grande y maravilloso que a un hombre se le puede conceder, es que sea transformado para salvación y se convierta así en Hijo de Dios.

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: