Introducción.

A pesar de todo lo malo y perverso que nos rodea de la decadencia de la humanidad, podemos estar seguros y confiados en las promesas que nuestros padre Celestial nos dejó en su Palabra. Ciertamente existen pruebas a veces tan difíciles que pensamos que no las podremos superar, sin embargo podemos encontrar en la Palabra de Dios todo el consuelo y fortaleza para enfrentar las pruebas, principalmente entendiendo que no lo haremos solos, sino siempre confiando en el único que nos puede ayudar.

1.- En lo que no debemos depender ni confiar

  1. a) Astros, signos del Zodiaco, Horóscopo, dioses paganos.

(2 Reyes 23:5) Y quitó a los sacerdotes idólatras que habían puesto los reyes de Judá para que quemasen incienso en los lugares altos en las ciudades de Judá, y en los alrededores de Jerusalén; y asimismo a los que quemaban incienso a Baal, al sol y a la luna, y a los signos del zodíaco, y a todo el ejército de los cielos.

(Levítico 19:31) No os volváis a los encantadores ni a los adivinos; no los consultéis, contaminándoos con ellos. Yo Jehová vuestro Dios.

  1. b) En nuestras propias fuerzas

 (Lucas 8:13) Los de sobre la piedra son los que habiendo oído, reciben la palabra con gozo; pero éstos no tienen raíces; creen por algún tiempo, y en el tiempo de la PRUEBA se apartan.  (((Los que no soportan las pruebas, no son Hijos de Dios))).

(Proverbios 28:26) El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado.

(Jeremías 17:5) Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.

  1. c) En las riquezas de éste mundo.

(Proverbios 11:28) El que confía en sus riquezas caerá; Mas los justos reverdecerán como ramas.

(1 Timoteo. 6. 7-10) 7 porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar. 6:8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto. 6:9 Porque los que quieren enriquecerse caen en tentación y lazo, y en muchas codicias necias y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición; 6:10 porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

2.- Los Hijos de Dios siempre tendremos continuas pruebas.

(1Pe. 4. 12-16) 12 Amados, no os sorprendáis del fuego de prueba que os ha sobrevenido, como si alguna cosa extraña os aconteciese, 4:13 sino gozaos por cuanto sois participantes de los padecimientos de Cristo, para que también en la revelación de su gloria os gocéis con gran alegría. 4:14 Si sois vituperados por el nombre de Cristo, sois bienaventurados, porque el glorioso Espíritu de Dios reposa sobre vosotros. Ciertamente, de parte de ellos, él es blasfemado, pero por vosotros es glorificado. 4:15 Así que, ninguno de vosotros padezca como homicida, o ladrón, o malhechor, o por entremeterse en lo ajeno; 4:16 pero si alguno padece como cristiano, no se avergüence, sino glorifique a Dios por ello.

(Santiago 1. 2-3) 1:2 Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,
1:3 sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

  1. Propósito y Características de las Pruebas.

1.- Son por Poco Tiempo: no durará más de lo que pueda soportar. (1Co. 10:13)

2.- Son Necesarias: para enseñarme paciencia y formar el carácter de Cristo en mí. (2Ts. 3:5)

3.- Producen Aflicción: Para saber que tengo en el corazón. (Pr. 17:3)

4.- Prueban mi fe: Para limpiarme y recibir bendiciones al salir victorioso. (Lc. 22: 31-32).

  1. Nos hacen participes con Cristo y El Evangelio.

(Lucas 22:28) Pero vosotros sois los que habéis permanecido conmigo en mis pruebas.

(2 Timoteo 3:12) Y también todos los que quieren vivir piadosamente en Cristo Jesús padecerán persecución;

(1 Corintios. 9 19-23) 9:19 Por lo cual, siendo libre de todos, me he hecho siervo de todos para ganar a mayor número. 9:20 Me he hecho a los judíos como judío, para ganar a los judíos; a los que están sujetos a la ley (aunque yo no esté sujeto a la ley) como sujeto a la ley, para ganar a los que están sujetos a la ley; 9:21 a los que están sin ley, como si yo estuviera sin ley (no estando yo sin ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo), para ganar a los que están sin ley. 9:22 Me he hecho débil a los débiles, para ganar a los débiles; a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos. 9:23 Y esto hago por causa del evangelio, para hacerme copartícipe de él.

  1. Habrá injusticias y murmuración.

(Job 31:35) ¡Quién me diera quien me oyese! He aquí mi CONFIANZA es que el Omnipotente testificará por mí, Aunque mi adversario me forme proceso.

(Mateo 5:11) Bienaventurados sois cuando por mi causa os vituperen y os persigan, y digan toda clase de mal contra vosotros, MINTIENDO.

  1. Debemos enfrentarlas con gozo.

(2 Tesalonicenses. 1. 3-5) Debemos siempre dar gracias a Dios por vosotros, hermanos, como es digno, por cuanto vuestra fe va creciendo, y el amor de todos y cada uno de vosotros abunda para con los demás;1:4 tanto, que nosotros mismos nos gloriamos de vosotros en las iglesias de Dios, por vuestra paciencia y fe en todas vuestras persecuciones y tribulaciones que soportáis. 1:5 Esto es demostración del justo juicio de Dios, para que seáis tenidos por dignos del reino de Dios, por el cual asimismo padecéis.

(Santiago. 1:2). Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas.

  1. El Fruto de la prueba es la Predicación del Evangelio.

(Hechos. 5. 40-42) 40 Y convinieron con él; y llamando a los apóstoles, después de azotarlos, les intimaron que no hablasen en el nombre de Jesús, y los pusieron en libertad. 5:41 Y ellos salieron de la presencia del concilio, gozosos de haber sido tenidos por dignos de padecer afrenta por causa del Nombre. 5:42 Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo.

3.- En qué y en quién debe estar mi confianza.

  1. a) Nuestra confianza y dependencia es únicamente de Dios y Su Palabra

* Dios. (Salmos 121.1-2) Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? 121:2 Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra.

(Jeremías 17:7) Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.

* La Palabra. (Salmos 119.44-50) Guardaré tu ley siempre, Para siempre y eternamente. 119:45 Y andaré en libertad, Porque busqué tus mandamientos. 119:46 Hablaré de tus testimonios delante de los reyes, Y no me avergonzaré; 119:47 Y me regocijaré en tus mandamientos, Los cuales he amado. 119:48 Alzaré asimismo mis manos a tus mandamientos que amé, Y meditaré en tus estatutos. Zain 119:49 Acuérdate de la palabra dada a tu siervo, En la cual me has hecho esperar.
119:50 Ella es mi consuelo en mi aflicción, Porque tu dicho me ha vivificado.

  1. b) Dios promete estar con nosotros en los tiempos de Aflicción.

(Mateo 28:20) enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.

(Salmos 50:15) E invócame en el día de la angustia; Te libraré, y tú me honrarás.

  1. c) Confiando en la escases.

(Filipenses 4. 10-13) 10. En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. 11. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación.12. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad.13. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

  1. d) El ejemplo de David y Goliat.

(1 Samuel 17. 42-45) Y cuando el filisteo miró y vio a David, le tuvo en poco; porque era muchacho, y rubio, y de hermoso parecer. 17:43 Y dijo el filisteo a David: ¿Soy yo perro, para que vengas a mí con palos? Y maldijo a David por sus dioses. 17:44 Dijo luego el filisteo a David: Ven a mí, y daré tu carne a las aves del cielo y a las bestias del campo. 17:45 Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado.

David entendía a pesar de su corta edad y tamaño, que no debía confiar en sus propias fuerzas, error que sí cometió Goliat. En nuestras vidas suele haber gigantes, llamémosle pruebas, tribulaciones, enfermedades, escases económica, pero de una cosa podemos estar seguros, si enfrentamos cualquier situación tomados de la mano de Dios y confiando ciegamente en Su Palabra, entonces en algún momento Dios nos dará la victoria.

Conclusión.

Dios no se mueve ni lo movemos por nuestras emociones, así que es sumamente importante entender que para tener el favor de Dios en nuestras vidas se necesita de nuestra parte obediencia a Su Palabra. No estamos tocando temas de Salvación, sino de respuesta de la misericordia de Dios a nuestro clamor.

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: