INTRODUCCIÓN

El tema del dinero dentro de la Iglesia siempre ha sido visto de diferentes maneras, algunos lo ven como algo no espiritual, como algo manipulado, como algo impositivo, ó como una gran bendición. Sin embargo como en cada uno de nuestros estudios, nos basaremos en lo que La Biblia enseña al respecto, ya que ella debe ser nuestra única fuente de autoridad. Hoy aprenderemos los principios de la Ofrenda Neo testamentaria.

1.- El legado del señor Jesucristo y su ministerio.

Nuestro Señor Jesucristo sustentaba su ministerio terrenal a través de todas las ofrendas que llegaban a su ministerio. No vemos a Jesús diciendo que Su Padre es el dueño del oro y de la Plata y que por ende no le ofrendaran, sino todo lo contrario.

  1. Analicemos el pasaje cuando Él envía a sus discípulos a predicar el Evangelio del Reino.

(Mateo 10.1-10) 10:1 Entonces llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad sobre los espíritus inmundos, para que los echasen fuera, y para sanar toda enfermedad y toda dolencia. 10:2 Los nombres de los doce apóstoles son estos: primero Simón, llamado Pedro, y Andrés su hermano; Jacobo hijo de Zebedeo, y Juan su hermano; 10:3 Felipe, Bartolomé, Tomás, Mateo el publicano, Jacobo hijo de Alfeo, Lebeo, por sobrenombre Tadeo, 10:4 Simón el cananista, y Judas Iscariote, el que también le entregó. 10:5 A estos doce envió Jesús, y les dio instrucciones, diciendo: Por camino de gentiles no vayáis, y en ciudad de samaritanos no entréis, 10:6 sino id antes a las ovejas perdidas de la casa de Israel. 10:7 Y yendo, predicad, diciendo: El reino de los cielos se ha acercado. 10:8 Sanad enfermos, limpiad leprosos, resucitad muertos, echad fuera demonios; de gracia recibisteis, dad de gracia.10:9 No os proveáis de oro, ni plata, ni cobre en vuestros cintos; 10:10 ni de alforja para el camino, ni de dos túnicas, ni de calzado, ni de bordón; porque el obrero es digno de su alimento.

  1. Las ofrendas al ministerio.-

Lucas 8:1-3 Aconteció después, que Jesús iba por todas las ciudades y aldeas, predicando y anunciando el evangelio del reino de Dios, y los doce con él, 8:2 y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios, 8:3Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.

  1. Una correcta actitud de corazón al ofrendar.

Lucas21:1-4 Levantando los ojos, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca de las ofrendas. 21:2Vio también a una viuda muy pobre, que echaba allí dos blancas. 21:3 Y dijo: En verdad os digo, que esta viuda pobre echó más que todos. 21:4 Porque todos aquéllos echaron para las ofrendas de Dios de lo que les sobra; mas ésta, de su pobreza echó todo el sustento que tenía.

Nota: La mujer no dio un diezmo, sino todo su sustento. ¿De qué habla esto?, de un principio de honrar a Dios con tus bienes, sabiendo que él suple para todas nuestras necesidades.

(Juan 12:3-8) Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos; y la casa se llenó del olor del perfume. 12:4 Y dijo uno de sus discípulos, Judas Iscariote hijo de Simón, el que le había de entregar: 12:5 ¿Por qué no fue este perfume vendido por trescientos denarios, y dado a los pobres? 12:6 Pero dijo esto, no porque se cuidara de los pobres, sino porque era ladrón, y teniendo la bolsa, sustraía de lo que se echaba en ella. 12:7 Entonces Jesús dijo: Déjala; para el día de mi sepultura ha guardado esto. 12:8 Porque a los pobres siempre los tendréis con vosotros, más a mí no siempre me tendréis.

(((I M P O R TA N T E    NO DEBEMOS PENSAR AL OFRENDAR lo siguiente)))

Estoy bendiciendo a Dios, le estoy dando por que necesito recibir más. DEBEMOS en 1er. Lugar hacerlo, por que la bendición es para nosotros, también debemos dar porque él lo ordena para el sustento de sus siervos, y por que es el medio que él estableció para el sostenimiento de su Iglesia.

  1. Nuestro Señor Jesús ordenó que se sustente su Iglesia por la ofrenda.

1Co. 9:13-14  ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? 9:14 Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio. La Iglesia por lo regular no se sustenta de donativos seculares, ni de aportaciones de grandes empresas, La Iglesia del Señor Jesucristo se sustenta por las ofrendas de la misma Iglesia, así como el Señor lo mandó.

Nota: Cuando el Apóstol Pablo menciona que el Señor ordenó que se ofrende para el sustento de su Iglesia y ministros, no está dando lugar a una posibilidad ó sugerencia. La Iglesia no se rige bajo la ley de Moisés, pero si bajo la voluntad de Dios.

2.- El ejemplo de la Iglesia del Nuevo Testamento.

  1. La Iglesia de Cristo entiende el principio de la generosidad.

(Hch. 4:32-34) Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. 4:33 Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos.4:34 Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido.

  1. Consecuencias de no ser recto ante Dios.

(Hch. 5. 1-12) 1. Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredad, 2. y sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstoles.3. Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad?4. Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazón? No has mentido a los hombres, sino a Dios.5. Al oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron.6. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron.7. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido.8. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto.9. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti.10. Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido.11. Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.12. Y por la mano de los apóstoles se hacían muchas señales y prodigios en el pueblo; y estaban todos unánimes en el pórtico de Salomón.

3.- Instrucciones del Apóstol Pablo.

  1. Explica y enseña sobre la ofrenda.

1 Corintios 9

1.¿No soy apóstol? ¿No soy libre? ¿No he visto a Jesús el Señor nuestro? ¿No sois vosotros mi obra en el Señor?2. Si para otros no soy apóstol, para vosotros ciertamente lo soy; porque el sello de mi apostolado sois vosotros en el Señor.3. Contra los que me acusan, esta es mi defensa:4. ¿Acaso no tenemos derecho de comer y beber?5. ¿No tenemos derecho de traer con nosotros una hermana por mujer como también los otros apóstoles, y los hermanos del Señor, y Cefas?6. ¿O sólo yo y Bernabé no tenemos derecho de no trabajar?7. ¿Quién fue jamás soldado a sus propias expensas? ¿Quién planta viña y no come de su fruto? ¿O quién apacienta el rebaño y no toma de la leche del rebaño?8. ¿Digo esto sólo como hombre? ¿No dice esto también la ley?9. Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes,10. o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto.11. Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material?12. Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo.13. ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan?14. Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

  1. Es una gracia de parte de Dios y hay bendición en ello.

2 Corintios 8

  1. Asimismo, hermanos, os hacemos saber la gracia de Dios que se ha dado a las iglesias de Macedonia;que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad.3.Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas,4. pidiéndonos con muchos ruegos que les concediésemos el privilegio de participar en este servicio para los santos.5. Y no como lo esperábamos, sino que a sí mismos se dieron primeramente al Señor, y luego a nosotros por la voluntad de Dios;6. de manera que exhortamos a Tito para que tal como comenzó antes, asimismo acabe también entre vosotros esta obra de gracia.7. Por tanto, como en todo abundáis, en fe, en palabra, en ciencia, en toda solicitud, y en vuestro amor para con nosotros, abundad también en esta gracia.8. No hablo como quien manda, sino para poner a prueba, por medio de la diligencia de otros, también la sinceridad del amor vuestro.9. Porque ya conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que por amor a vosotros se hizo pobre, siendo rico, para que vosotros con su pobreza fueseis enriquecidos.10. Y en esto doy mi consejo; porque esto os conviene a vosotros, que comenzasteis antes, no sólo a hacerlo, sino también a quererlo, desde el año pasado.11. Ahora, pues, llevad también a cabo el hacerlo, para que como estuvisteis prontos a querer, así también lo estéis en cumplir conforme a lo que tengáis.12. Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene.13. Porque no digo esto para que haya para otros holgura, y para vosotros estrechez,14. sino para que en este tiempo, con igualdad, la abundancia vuestra supla la escasez de ellos, para que también la abundancia de ellos supla la necesidad vuestra, para que haya igualdad, como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos.
  2. Principio de siembra y cosecha.

 (2 Co. 9:5-11) Por tanto, tuve por necesario exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros y preparasen primero vuestra generosidad antes prometida, para que esté lista como de generosidad, y no como de exigencia nuestra. 9:6 Pero esto digo: El que siembra escasamente, también segará escasamente; y el que siembra generosamente, generosamente también segará. 9:7 Cada uno dé como propuso en su corazón: no con tristeza, ni por necesidad, porque Dios ama al dador alegre. 9:8 Y poderoso es Dios para hacer que abunde en vosotros toda gracia, a fin de que, teniendo siempre en todas las cosas todo lo suficiente, abundéis para toda buena obra; 9:9 como está escrito: Repartió, dio a los pobres; Su justicia permanece para siempre. 9:10 Y el que da semilla al que siembra, y pan al que come, proveerá y multiplicará vuestra sementera, y aumentará los frutos de vuestra justicia, 9:11 para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.

Nota: Así como María la hermana de Lázaro derramo el perfume costoso sobre los pies de Jesús reconociendo que Él es una excelente tierra para sembrar, de la misma manera, La Iglesia es el mejor lugar para sembrar y esperar cosecha de bendición de parte de Dios. Dios no tiene problema con el bendecirnos ni con el dinero, recordemos que el problema siempre será el amor al dinero.

¿Saben cómo Dios trata con el amor al dinero ó con la avaricia dentro de nuestro corazón?, a través del dar.

Conclusión.

La ofrenda dentro de la Iglesia debe ser de generosidad ciertamente, no como un impuesto de la ley, es decir no debe ser una carga, pero si como ordenanza del Señor Jesucristo. No porque ya no estemos bajo la ley, nos exime de cumplir con éste mandamiento. Mientras la ley te pide un diezmo, la generosidad en el Nuevo Pacto debe ser mayor, ya que Dios ha dejado un principio de siembra y de cosecha para nuestra bendición, no para nuestra detracción. Sembremos en abundancia en el Reino de Dios.

SOLI DEO GLORIA

¡POR LA VERDAD!

Por: Luis Angeles

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: