Si toda la Iglesia entendiéramos nuestra función en éste mundo, y comprendiéramos la prioridad del dar culto y servicio a nuestro Señor Jesucristo, entonces temas como el mundial, tu negocio, y cosas semejantes ni siquiera serían un punto a debatir o discusión, en cuanto su importancia y relevancia, cuando éstas se atravesaran con las cosas del Señor y menos aún cuando se trata del culto en el día del Señor.

Pero quizá hemos perdido de vista el supremo llamamiento que Dios nos ha hecho en Cristo Jesús.

SOLI DEO GLORIA debe ser un estandarte para la Iglesia, y no sólo una mera frase. Quizá pensemos que no nos afecta el hecho de: “que por dar de vez en cuando lugar y prioridad cambiando nuestra asistencia al culto por una actividad recreativa, quitando seriedad, respeto y compromiso al Culto del Señor”, pero la realidad es que sinos afecta y afectamos a nuestra familia, pues desde el momento en que lo convertimos en opción, nuestras prioridades cambian.

El futbol al igual que muchos otros es un hermoso deporte, y causa gran pasión, y el ver los partidos del mundial no es pecado, ni afecta nuestra relación con Dios, por lo que mi observación no es antideportista ni antimundialista, pues también me da alegría que gane mi país un partido, y es importante mencionar también que no me refiero a no asistir al culto por tener un periodo vacacional con tu familia, o a una boda o una graduación, o un enfermo grave en el hospital, en lo cual aún así deberíamos de hacer lo posible de al menos tener un devocional en el día del Señor, más bien me refiero a cuando tenemos la libertad de elegir y elegimos lo secular antes que lo santo.

Amados hermanos, quizá piensen que es una exageración mi comentario, pero lo que nos debe importar es lo que Dios pide de nosotros. Lo único que deseo es que reflexionemos nuestro camino. No se trata de si somos más santos por ir al culto o menos santos por dejar de ir por ver un partido, ésto se trata de discernimiento.

Pensemos: Si en tiempos del apóstol Pablo se hubieran televisado los juegos Olímpicos, él le hubiera pedido a Timoteo que se pasara en la pantalla en el culto, para que así la gente no faltara?. La respuesta es un rotundo no, pues como lo dije al principio, ni siquiera es un tema que a la iglesia le debería preocupar si es o no a la misma hora del culto, pero en nuestros días es una opción que muchos la han abrazado.

¿Iglesia secular y mundana?, o simplemente iglesia que se amolda a éste siglo, que ha perdido el rumbo de la santidad del Señor y a reducido el Temor del Señor a meras palabras.

Mi casa será llamada “Casa de Oración”

DIOS NOS DE ENTENDIMIENTO EN TODO.
#SendasAntiguasTulancingo
#PastorLuisAngeles

Comments

comments

A %d blogueros les gusta esto: