En este tiempo de cuarentena, Covid-19 | abril 2020

En este tiempo de cuarentena, la Iglesia NO está de vacaciones. Incluso, veo esta situación como lo más cerca que puedo pensar de lo que pudiera ser una iglesia bajo disciplina. Pensemos un momento:

◦ Dios nos ordenó congregarnos (Hebreos 10:25), pero no podemos, ni debemos hacerlo en las circunstancias actuales.
◦ Cristo nos pidió que celebráramos la Santa Cena en memoria de Él con cierta regularidad (Lucas 22:19; 1 Corintios 11:24-25), pero no podemos hacerlo; no sería sabio.
◦ El Señor nos ordenó que hiciésemos discípulos y que los bautizáramos en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo como vemos en Mateo 28 en el texto de la Gran Comisión. Pero estamos impedidos y por buena razón.
◦ Dios desea que adoremos corporativamente (Efesios 5:19), pero ahora mismo las condiciones actuales no lo permiten.
◦ Debemos llorar con los que lloran (Romanos 12:15), pero no podemos hacer funerales y llorar con lo que están llorando por la muerte de un ser querido. El hacer esto podría aumentar el riesgo de transmisión del COVID-19, ya que el virus se encuentra en las lagrimas.

La Palabra de Dios está saliendo vía Internet porque Su palabra nunca será encadenada, pero no estamos siendo iglesia al presente. Como Dios es quien controla todos los eventos de Su universo, es Dios quien ha sometido Su iglesia a estas condiciones. Aún así, no debemos tomar la situación a la ligera. ¡Despierta, Iglesia!

Un pequeño y útil resumen del fruto del Espíritu (Gálatas 5:22-23)

1. Amor: el compromiso de sacrificarme por el bienestar de otra persona a pesar de la respuesta de dicha persona o de lo que pueda darme como respuesta.

2. Gozo: profunda gratitud interna a Dios por su bondad, que no se interrumpe cuando se entremeten las circunstancias menos deseables de la vida.

3. Paz: durante las tormentas de la vida, la tranquilidad y confianza de corazón se anclan en la sobrecogedora conciencia de que estoy en manos de Dios.

4. Paciencia: cualidad de autocontrol que hace que no responda cuando me enfrento a situaciones provocadoras.

5. Benignidad: estar alerta y dispuesto a buscar formas en las que se pueda servir a otros.

6. Bondad: capacidad inquebrantable para tratar con la gente de la mejor manera, a favor de los intereses de Dios incluso cuando necesitan corrección.

7. Fe: lealtad interna que resulta manteniéndome fiel a mis convicciones y compromisos espirituales.

8. Mansedumbre: fuerza controlada que surge cuando hay un corazón humilde.

9. Templanza: dominio personal interno que somete mis deseos a la mayor causa de la voluntad de Dios.

¿Qué es una Congregación Cristiana.?

Es el lugar donde se reúne gente imperfecta, pecadora, hipócrita, mentirosa, blasfema, adúltera, drogadicta, alcohólica, estafadora, juiciosa, y todos los etc. Que le quieran agregar.

Pero eso sí, cuando es un lugar de Sana Doctrina, sabemos que Jesucristo perdonó y pago por nuestros pecados, y que ahora por medio del arrepentimiento, y el amor y agradecimiento a su Redentor, persevera en la fe y en la santificación por el Espíritu Santo y La Palabra.

Así que no te preocupes, eres bienvenido, no te sientas indigno o inferior a los demás, y recuerda solamente que es por la gracia de nuestro Señor Jesucristo, que podemos ser llamados, Su Amada Iglesia.

Bendiciónes…
#SendasAntiguasTulancingo

Abrir chat