Juan 6:37: Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí; y al que a mí viene, NO LE ECHO FUERA.

 Introducción.

Desde que el hombre incurrió en desobediencia a Dios, es decir desde que cayó en pecado por 1ra vez en el Edén, trayendo como consecuencia en la separación del hombre con Dios, y en 2do. lugar la depravación total del hombre, la enfermedad física y la muerte eterna;  Dios por amor y misericordia ha provisto en cada dispensación (era o periodo de tiempo en específico),un medio de salvación, teniendo como sello en cada uno de los casos, que Dios es el que provee el medio, y no es el hombre en sus fuerzas quien lo hace, como en el caso de la Torre de Babel, la cual representa a la falsa religión y al intento del hombre de llegar a Dios en sus humanas fuerzas. Es claro que Jesucristo es el camino la verdad y la vida (Jn. 14:6) y que no hay otro medio de Salvación, sin embargo podemos ver a lo largo aún del Antiguo Testamento como operaba la gracia de Dios, y en eso nos enfocaremos en ésta breve enseñanza.

Nota: No tocaré temas a profundidad como lo son Pactos, Sacrificios como: (las vestiduras de animales con las que Dios cubrió a  Adán y Eva, provisión del cordero en el Monte con Abraham e Isaac, etc.), y sombras de cumplimiento profético entre el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento, ya que nos llevaría mucho tiempo. Sólo se expondrá brevemente la manera de operar de parte de Dios en cuanto al lugar de salvación que Dios utilizó, teniendo como características: (su mano ó diseño, y por supuesto la sangre ó su representación del sacrificio para salvar y redimir.)

1.- El Arca de Noé.

Bíblicamente el Arca de Noé representa el instrumento que Dios utilizó para salvar en aquella generación, a aquellos que fueran declarados justos ante Dios para tal efecto, y de hecho así lo fué.  La Biblia lo registra de la siguiente manera:     

 Génesis 6:9: Estas son las generaciones de Noé: Noé, varón justo, era perfecto en sus generaciones; CON DIOS caminó Noé.  (Fue declarado justo por caminar con Dios).

 El Arca representaba a Cristo y  su Iglesia que es su cuerpo. Sabemos que hoy en día todos a los que Dios salva, Él lo hace a través del último y único medio ofrecido por si mismo para salvación (Hch. 4:12), los cuales son: el sacrificio único y suficiente de su hijo Jesucristo, del cual dio como resultado a la Iglesia (apartados, llamados fuera), es decir el cuerpo de Cristo. No estamos diciendo que la Iglesia salve, sólo Cristo Salva eso es claro, pero si quiero decir que el que pertenece en verdad a la Iglesia del Sr. Jesús, ese es salvo, por ende la Iglesia es el lugar donde la salvación se encuentra, es el lugar de salvación.  

Dios mismo cerró, bloqueo, dio por terminado el número de salvos al cerrar la puerta del Arca, lo mismo que sucederá cuando se haya completado el número de salvos en el tiempo de la Iglesia ó era de la gracia. Posteriormente ya no existirá la gracia salvífica ni operará el Espíritu Santo para convicción de pecado como lo hace en éste tiempo.

Génesis 7:16: Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios; y Jehová le cerró LA PUERTA.

Romanos 11:25: Porque no quiero, hermanos, que ignoréis este misterio, para que no seáis arrogantes en cuanto a vosotros mismos: que ha acontecido a Israel endurecimiento en parte, HASTA QUE HAYA ENTRADO LA PLENITUD DE LOS GENTILES.

. 2 Tesalonicenses 2:7: Porque ya está en acción el misterio de la iniquidad; sólo que HAY QUIEN AL PRESENTE LO DETIENE, HASTA QUE ÉL a su vez sea quitado de en medio.

En éste caso la sangre que se derramó en sacrificio fue la de todo ser viviente que no entró al arca, incluidos todos los animales y todos los hombres.

Génesis 7:21: Y murió TODA CARNE que se mueve sobre la tierra, así de aves como de ganado y de bestias, y de todo reptil que se arrastra sobre la tierra, y todo hombre.

2.- Israel en Egipto. (Las Casas con Sangre en el Dintel)

Israel fue tomado como pueblo esclavo por los egipcios cuando el pueblo judío crecía en número después de que José hijo de Jacob muriera, esto debido al temor de los egipcios de que los judíos crecieran en fuerza y sometieran a los egipcios. El pueblo judío elevando clamor por la amargura en la que vivía, fue escuchado por Dios, el cual les envió un libertador, a Moisés, el cual era llamado Hijo de Faraón, pero de ascendencia Judía.

 

Éxodo 12:22: Y tomad un manojo de hisopo, y mojadlo en la sangre que estará en un lebrillo, y untad el DINTEL y los dos postes con la sangre que estará en el lebrillo; y ninguno de vosotros salga de las puertas de su casa hasta la mañana. 23. Porque Jehová pasará hiriendo a los egipcios; y cuando vea la sangre en el DINTEL y en los dos postes, pasará Jehová aquella puerta, y no dejará entrar al heridor en vuestras casas para herir.

Podemos ver aquí como Dios pasó de largo cuando miró la sangre del animal sacrificado en los Dinteles de las puertas de los Israelitas. Dios mismo mandó a Moisés que así lo hicieran, por lo cual cada una de sus casas se convirtió en el lugar de salvación, teniendo como sello en 1er. Lugar las instrucciones de parte de Dios y en 2do. Lugar La Sangre, ya que es necesaria la sangre para remisión de pecado. En éste caso Dios le mostraba a su pueblo que el cubría el pecado con la sangre del sacrificio, pues su Pueblo fue llevado cautivo en Egipto por la maldad de los hermanos de José quienes lo habían vendido años atrás como esclavo.

Hebreos 9:22: Y casi todo es purificado, según la ley, con sangre; y sin derramamiento de sangre no se hace remisión.

3.- Jericó, (La Casa de Rahab)

Posterior a la muerte de Moisés, Josué quien fue su sucesor, guió a Israel a la Tierra prometida y tenían que vencer y conquistar ciertas ciudades y pueblos para heredar la Tierra. En la Cd. de Jericó se encontraron a Rahab la cual ayudó a los espías Israelitas a salir de la Cd. después de ser comisionados por Josué para conocer el lugar. Ellos fueron descolgados del muro de la ciudad por la noche, y les pidió a los Israelitas que no la mataran a ella ni a su familia, y entonces los Israelitas acordaron que no quitaran el cordón de grana de la ventana, quedando como señal para no atacar a nadie que estuviere en ése lugar.

REGISTRO BIBLICO…..

Josué
2:1 Josué hijo de Nun envió desde Sitim dos espías secretamente, diciéndoles: Andad, reconoced la tierra, y a Jericó. Y ellos fueron, y entraron en casa de una ramera que se llamaba Rahab, y posaron allí. 2:2 Y fue dado aviso al rey de Jericó, diciendo: He aquí que hombres de los hijos de Israel han venido aquí esta noche para espiar la tierra. 2:3 Entonces el rey de Jericó envió a decir a Rahab: Saca a los hombres que han venido a ti, y han entrado a tu casa; porque han venido para espiar toda la tierra. 2:4 Pero la mujer había tomado a los dos hombres y los había escondido; y dijo: Es verdad que unos hombres vinieron a mí, pero no supe de dónde eran. 2:5 Y cuando se iba a cerrar la puerta, siendo ya oscuro, esos hombres se salieron, y no sé a dónde han ido; seguidlos aprisa, y los alcanzaréis. 2:6 Mas ella los había hecho subir al terrado, y los había escondido entre los manojos de lino que tenía puestos en el terrado. 2:7 Y los hombres fueron tras ellos por el camino del Jordán, hasta los vados; y la puerta fue cerrada después que salieron los perseguidores. 2:8 Antes que ellos se durmiesen, ella subió al terrado, y les dijo: 2:9 Sé que Jehová os ha dado esta tierra; porque el temor de vosotros ha caído sobre nosotros, y todos los moradores del país ya han desmayado por causa de vosotros. 2:10 Porque hemos oído que Jehová hizo secar las aguas del Mar Rojo delante de vosotros cuando salisteis de Egipto, y lo que habéis hecho a los dos reyes de los amorreos que estaban al otro lado del Jordán, a Sehón y a Og, a los cuales habéis destruido. 2:11 Oyendo esto, ha desmayado nuestro corazón; ni ha quedado más aliento en hombre alguno por causa de vosotros, porque Jehová vuestro Dios es Dios arriba en los cielos y abajo en la tierra. 2:12 Os ruego pues, ahora, que me juréis por Jehová, que como he hecho misericordia con vosotros, así la haréis vosotros con la casa de mi padre, de lo cual me daréis una señal segura; 2:13 y que salvaréis la vida a mi padre y a mi madre, a mis hermanos y hermanas, y a todo lo que es suyo; y que libraréis nuestras vidas de la muerte. 2:14 Ellos le respondieron: Nuestra vida responderá por la vuestra, si no denunciareis este asunto nuestro; y cuando Jehová nos haya dado la tierra, nosotros haremos contigo misericordia y verdad.
2:15 Entonces ella los hizo descender con una cuerda por la ventana; porque su casa estaba en el muro de la ciudad, y ella vivía en el muro. 2:16 Y les dijo: Marchaos al monte, para que los que fueron tras vosotros no os encuentren; y estad escondidos allí tres días, hasta que los que os siguen hayan vuelto; y después os iréis por vuestro camino. 2:17 Y ellos le dijeron: Nosotros quedaremos libres de este juramento con que nos has juramentado. 2:18 He aquí, cuando nosotros entremos en la tierra, tú atarás este cordón de grana a la ventana por la cual nos descolgaste; y reunirás en tu casa a tu padre y a tu madre, a tus hermanos y a toda la familia de tu padre. 2:19 Cualquiera que saliere fuera de las puertas de tu casa, su sangre será sobre su cabeza, y nosotros sin culpa. Más cualquiera que se estuviere en casa contigo, su sangre será sobre nuestra cabeza, si mano le tocare. 2:20 Y si tú denunciares este nuestro asunto, nosotros quedaremos libres de este tu juramento con que nos has juramentado. 2:21 Ella respondió: Sea así como habéis dicho. Luego los despidió, y se fueron; y ella ató el cordón de grana a la ventana.  

Josué 6:23: Y los espías entraron y sacaron a RAHAB, a su padre, a su madre, a sus hermanos y todo lo que era suyo; y también sacaron a toda su parentela, y los pusieron fuera del campamento de Israel.

Josué 6:25: Mas Josué salvó la vida a RAHAB la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó.

Podemos ver como la casa de Rahab la ramera se convirtió en lugar de salvación, en el cual serían salvos todos los que estuvieren en ese lugar, y a l igual que la sangre en el dintele de las puertas de los Israelitas en Egipto, aquí se dejó el cordón color grana (grana= color sangre), representando la sangre que cubre el pecado y símbolo de sacruficio.  La Biblia registra que todo aquel que estuviere ahí fue salvado de morir, y vemos que posteriormente Rahab y su Familia caminaron entre los de Israel, reconociendo a Dios como su Dios. Al salir los del ejército del Rey de Jericó de casa de Rahab, la puerta se cerró al igual que en el Arca, y Rahab les pidió una señal segura de que no le harían daño ni a ella ni a su familia, y la señal fue el cordón de grana. Nosotros tenemos como señal segura de que Dios nos salvará con la sangre (color grana) de Jesucristo derramada en la cruz del Calvario.

Nota: Es interesante notar que cuando el cordón de grana fue dejado como señal en el lugar de salvación, los espías fueron escondidos 3 días en el monte, de igual manera que cuando la sangre de Cristo fue derramada, el pasó 3 días sepultado, posterior a éste vino la destrucción de Jericó y la salvación para Rahab y su familia, al igual que vino al 3er. Día la resurrección de Cristo y la salvación a los que estén cubiertos espiritualmente por su sangre.

Conclusión.

Sabemos por excelencia que el lugar de salvación para nuestros días se encuentra en la Iglesia del Sr. Jesucristo, es decir en Cristo mismo pues ésta es su cuerpo. Así como Dios puso el Arca, las casas de los Israelís en Egipto, La casa de Rahab, Dios en nuestros días ha puesto La Iglesia como el lugar en el que todo aquel que sea hallado viviendo fielmente para el Sr., será salvado eternamente.  Sacrificio que también incluyo el derramamiento de sangre, solo que en éste caso fue el último y suficiente sacrificio ofrecido POR DIOS, para reconciliar con él al hombre, restaurando así, la posibilidad al hombre de acercarse a un Dios santo.

Hebreos 10:12: pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre UN SOLO SACRIFICIO por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,

Hebreos 7:25: por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que POR ÉL SE ACERCAN A DIOS, viviendo siempre para interceder por ellos.

Luis Eduardo Angeles.

México Noviembre 2012

BENDICIONES

Comments

comments

Abrir chat