(1 Timoteo 3 1-13)

  1. Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. 2.Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; 3. no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; 4. que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad 5. (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); 6. no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo. 7. También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo. 8. Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; 9. que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. 10. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. 11. Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. 12. Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas. 13. Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús.

Introducción.

El Nuevo Testamento enseña claramente que es Dios el que da pastores a la Iglesia. Los pastores son regalos del Cristo resucitado para cuidar de su grey, son hombres que Dios ha apartado para llevar a su iglesia a la perfección en Cristo Jesús. La responsabilidad de los creyentes, en éste caso de la Iglesia Local, es la de reconocer a los que son llamados por Dios para tomar éste oficio y así someternos al pastorado de nuestra congregación local, sometimiento el cual debe ser voluntario, en amor, en honra y obediencia, pues entendemos que es Dios quien los coloca para el bien de la Iglesia. Yo como pastor, junto con los futuros pastores que Dios levante para ésta congregación, No los eligo yo o nosotros, sino que los reconocemos a través de identificarlos por los dones y talentos que el dueño de la Iglesia les ha dado.

Si preguntamos: ¿Cuántos pastores debe haber en ésta iglesia?, la respuesta no la sabemos pues no depende de nosotros eso, sino del Señor, por lo tanto la respuesta correcta es: Los que Dios quiera y los que él crea que se necesitan.

Veamos rápidamente en las Escrituras, como la Trinidad participa en ello…

¿A quién se le pide por pastores?: Dios el Padre

(Mateo 9. 35-38) Recorría Jesús todas las ciudades y aldeas, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.36. Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor.37. Entonces dijo a sus discípulos: A la verdad la mies es mucha, mas los obreros pocos.38. Rogad, pues, al Señor de la mies, que envíe obreros a su mies.

  • La iglesia clama, ruega, suplica, pide por obreros y es Dios quien los da.

Ojo: No está hablando de ir a cosechar la cosecha de Dios, sino de aquellos que ya le siguen, y que necesitan los que le siguen?: Pastores para ser discipulados.

¿Quién coloca a los Pastores?: El Espíritu Santo

(Hechos 20. 28-29). Por tanto, mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la iglesia del Señor, la cual él ganó por su propia sangre. 29. Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros lobos rapaces, que no perdonarán al rebaño.

  • Cristo ganó, compró las ovejas, por ende El Espíritu Santo pone de entre ellas a quien quiere como pastor.

¿Quién da el don ministerial de pastor?: EL Hijo

(Efesios 4. 11-12). Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, 12. a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo.

  • Es claro que son dados por Cristo para la edificación del Cuerpo, por ende es un ministerio necesario para llevar a la madurez a la iglesia local.

Es muy importante señalar para quien no lo sepa, el ministerio pastoral se menciona de 3 maneras diferentes en el Nuevo Testamento.

  • La Biblia nos muestra que el oficio pastoral intercambia nombres, pero siendo sólo un oficio, no tres. Pastor, Obispo y Anciano. Y la Biblia nos da sólo dos oficios con nombre: Ancianos y Diáconos. Esto sin dejar a un lado que absolutamente todos somos siervos de Cristo.

(Hechos 20:17) Lucas dice que Pablo llamó a los ancianos

  1. Enviando, pues, desde Mileto a Efeso, hizo llamar a los ancianos de la iglesia. Y en el verso 28 del mismo capítulo los llama obispos y pastores, pues éstos son los que apacientan la grey.
  • Un mismo nivel de autoridad de los pastores en la Iglesia Local.

Los pastores bíblicamente deben tener la misma autoridad, pero todos tienen diferente función dentro del cuerpo. Y la intensión del porqué Dios lo hizo así, es porque ningún pastor es más pastor que otro, porque al colocar nosotros un pastor sobre otro, entonces estamos estableciendo un ministerio que en la Biblia no existe: Pastor de Pastores.

Nota: Ahora bien es posible que uno ó unos de los pastores prediquen más que otro u otros, pero eso tiene que ver con base a los dones personales que ha o han recibido. Pues unos serán más usados para predicar (los maestros), otros para aconsejar, otros con los jóvenes, etc. Pero la iglesia debe reconocer a todos los pastores para que sepan que pueden acercarse a cualquiera de ellos y recibir consejo de la Palabra de Dios. (Timoteo 5 :17). Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar.

 

1.- Cómo saber si estoy siendo llamado, y cómo sabe la Congregación si el hermano está siendo llamado. (no se dan en árboles, Dios los levantará en su tiempo)

El que anhela el obispado, buena obra desea: Es decir los que aspiran el pastoreo, es anhelar una muy buena obra.

“Ojo lo que Pablo menciona es que se debe anhelar la obra, no el puesto”

El que anhela el pastorado, debe estar seguro de que no ambiciona otra cosa, mas que la Gloria de Dios y el bien de las almas que están en la iglesia.

REQUISITOS PRIMARIOS

  • El hombre llamado al ministerio debe poseer un profundo y desinteresado deseo de cuidar el rebaño de Cristo, es decir no debe buscar lo suyo, sino lo de Cristo.
  • No importa cuan profundo sea el anhelo, esto debe ser confirmado por otros.

La persona que anhela se debe evaluar en base a los requisitos bíblicos. (18 requisitos). Son Virtudes presentes y Vicios ausentes.

1.- irreprensible

2.- marido de una sola mujer

3.- sobrio (sabe cuando reir y cuando estar serio)

4.- prudente

5.- decoroso

6.- hospedador

7.- apto para enseñar

8.- no dado al vino

9.- no pendenciero

10.- no codicioso de ganancias deshonestas

11.- sino amable

12.- apacible

13.- no avaro;

14.- que gobierne bien su casa

15.- que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad

16.- (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?);

17.- No un neófito. (recién convertido)

18.- También es necesario que tenga buen testimonio de los de afuera, para que no caiga en descrédito y en lazo del diablo.

En Tito 1 se nos añade lo siguiente: 5. Por esta causa te dejé en Creta, para que corrigieses lo deficiente, y establecieses ancianos en cada ciudad, así como yo te mandé;6. el que fuere irreprensible, marido de una sola mujer, y tenga hijos creyentes que no estén acusados de disolución ni de rebeldía. 7. Porque es necesario que el obispo sea irreprensible, como administrador de Dios; no soberbio, no iracundo, no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, 8. sino hospedador, amante de lo bueno, sobrio, justo, santo, dueño de sí mismo, 9. retenedor de la palabra fiel tal como ha sido enseñada, para que también pueda exhortar con sana enseñanza y convencer a los que contradicen.

  • NO deben ser sabios en su propia opinión. Debe ser humilde, no quienes friccionen con otros miembros del liderazgo. No somos omniscientes.
  • Capaz de frenar su boca, mas saber dar su opinión y escuchar a otros.

¿Quién o quienes lo deben evaluar?

En 1er. Lugar deben evaluarlo el pastor (en caso de sólo haber uno), ó los pastores, y esto de manera privada, después en caso de ser un candidato fiel, se debe comunicar a la Iglesia que el hermano estará siendo evaluado, y finalmente se involucra a la Congregación en una votación y elección general.

La Evaluación:

1ro. Se debe realizar una evaluación privada al hermano (sus frutos, comportamiento, fidelidad, amor por Dios y la grey, etc.), después se pide a su esposa e hijos que lo evalúen con toda honestidad, y por supuesto con las personas que le rodean, como amistades y parientes.

¿En base a qué?, a los requisitos antes mencionados de 1 Timoteo cap. 3 y Tito 1.

2do. Se le comunica a la Congregación que el hermano está siendo evaluado y considerado para el ministerio pastoral. Por supuesto una vez que se le comunica a la Iglesia, el pastor o pastores ya oraron y filtraron el paso 1.

El reconocimiento final lo hace la misma iglesia, veamos la escritura.

(Hechos 6 1-6)

  1. En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas.3. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 5. Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 6. a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.

 

Les Pregunto: ¿quiénes finalmente escogieron a los que iban a servir?. R:La congregación.

¿Cómo?: Esto porque les reconocieron con los dones, fidelidad y el llamado.

“No escogieron a los que dividen, a los rebeldes, a los que se quejan, a los flojos”

Y ahora pregunto: ¿quiénes oraron o impusieron las manos como confirmación y nombramiento del nuevo ministro? R: Los apóstoles, es decir los ancianos en ese momento de la congregación.

Podemos ver amados que es un trabajo en conjunto, todo el Cuerpo de Cristo se debe involucrar, pero esto no se debe hacer a la Ligera.

  • Por eso leemos que Pablo le dice a Timoteo que no impusiera (como confirmación de la persona al ministerio), sus manos a ninguno.

(1 Timoteo 5:22No impongas con ligereza las manos a ninguno, ni participes en pecados ajenos. Consérvate puro.

Es muy importante mencionar: El hombre está acostumbrado a escoger o promover con base a lo que ve delante de sí.

Veamos algunos ejemplos:

  • El hermano fulano es un gran predicador debe ser pastor: No necesariamente
  • El hermano aquel sabe mucho de la Biblia debe ser pastor: No necesariamente
  • El hermano cuando ora siento muy bonito debe ser pastor: No necesariamente
  • El hermano es muy elocuente al hablar y me gusta, debe ser pastor: No necesariamente
  • El hermano es muy servicial y siempre está para ayudar en las necesidades, debe ser pastor: No necesariamente.
  • El hermano es muy amigo del pastor y se ve que le cae bien, seguro lo va a nombrar pastor: No necesariamente
  • El hermano tiene muchos años en la Congregación debe ser pastor: No necesariamente
  • Las hermanitas pueden pensar: Mi esposo es super fiel, le gusta predicar y enseñar, y no falta a los cultos, debe ser pastor: No necesariamente.

Lo que La Biblia nos dice es que debe ser una persona en la cual el carácter de Cristo y la Mente de Cristo se está formando. “Y a su vez debe ser llamado por Dios”.  Pues Dios da pastores conforme a Su corazón. Si una persona piensa que por lo que hace se merece ser llamado para pastor, entonces está basando su confianza en sus acciones y habilidades, y no en el llamado y confirmación divino. Esto no va a ser con un llamado místico donde desciende un ángel y lo confirma, sino siguiendo los patrones bíblicos.

Veamos entonces a que se refiere el ser llamado al ministerio pastoral o anciano.

1.- Comienza por el hogar.

  • Casados con una sola mujer (fidelidad conyugal)
  • Deben gobernar bien su casa (debe tener competencia para tener su hogar en orden)
  • Hijos sujetos (muestra de sabiduría al gobernar a sus hijos)
  • Hijos Creyentes no acusados de disolución o rebeldía, mientras vivan bajo su techo.

Nota: Lo anterior es independiente a saber si sus hijos son salvos o no. Pues el hecho de ser pastor no garantiza que sus hijos sean salvos. Pero el varón llamado al ministerio si debe mostrar la capacidad y la competencia de poder gobernar y dirigir su hogar como buen administrador, Pues si es capaz de gobernar competentemente a su familia, lo podrá hacer con la iglesia del Señor.

2.- Comienza por el hogar, pero se refleja en la casa de Dios, que es la Iglesia: Columna y Baluarte de la Verdad.

Veamos el llamado supremo….

(1 Pedro 5 1-4)

  1. Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: 2.Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 3. no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. 4. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.

“Los Pastores genuinos no imponen pastores, pero los pastores guían a la iglesia en el reconocimiento de esos hombres que Dios ha llamado al Ministerio”

  • Y esto es por que nos preocupa la Iglesia del Señor –

El Rol de la Iglesia, es decir (los congregantes, servidores y diáconos) para con los pastores.

  • Deben sujetarse a su autoridad dada por Dios para guiar y cuidar a la Iglesia. He ahí la importancia de todo lo que venimos diciendo, y es que la congregación participe activamente en la evaluación de aquellos hombres que han de ser nombrados por Dios como pastores., para que voluntariamente nos sujetemos a ellos en amor y obediencia a La Palabra.

(Hebreos 13: 17) Obedeced a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso.

  • Todo creyente en la Iglesia local, debe saber que los pastores han sido llamados para equipar a la iglesia, para que cada miembro cumpla su función dentro del cuerpo de Cristo. El pastor no es llamado a hacer lo que a ti te corresponde como miembro del cuerpo, sino para ayudarte a hacer lo que a ti te corresponde.

Base (Efesios 4. 11-12)

  • La iglesia de observar y considerar la conducta de los pastores e imitar su fe.

(Hebreros 13:7). Acordaos de vuestros pastores, que os hablaron la palabra de Dios; considerad cuál haya sido el resultado de su conducta, e imitad su fe.

  • La Iglesia debe apoyarlos económicamente mirando por sus necesidades. También apoyarles sirviendo en la iglesia, para que ellos cumplan su función principal, de apacentar la grey, orar, estudiar La Palabra de Dios y exponerla.

(Hechos 6 1-4)

  1. En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. 2.Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.

(1 Corintios 9. 9-14)

  1. Porque en la ley de Moisés está escrito: No pondrás bozal al buey que trilla. ¿Tiene Dios cuidado de los bueyes, 10?o lo dice enteramente por nosotros? Pues por nosotros se escribió; porque con esperanza debe arar el que ara, y el que trilla, con esperanza de recibir del fruto. 11. Si nosotros sembramos entre vosotros lo espiritual, ¿es gran cosa si segáremos de vosotros lo material? 12. Si otros participan de este derecho sobre vosotros, ¿cuánto más nosotros? Pero no hemos usado de este derecho, sino que lo soportamos todo, por no poner ningún obstáculo al evangelio de Cristo. 13. ¿No sabéis que los que trabajan en las cosas sagradas, comen del templo, y que los que sirven al altar, del altar participan? 14. Así también ordenó el Señor a los que anuncian el evangelio, que vivan del evangelio.

(Filipenses 4. 15-19). Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; 16. pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades. 17. No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta. 18. Pero todo lo he recibido, y tengo abundancia; estoy lleno, habiendo recibido de Epafrodito lo que enviasteis; olor fragante, sacrificio acepto, agradable a Dios. 19. Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

(Gálatas 6: 6.) El que es enseñado en la palabra, haga partícipe de toda cosa buena al que lo instruye.

  • Deben ser honrados y respetados. “Son Dignos de doble honor”.

(Timoteo 5 17-18). Los ancianos que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. 18. Pues la Escritura dice: No pondrás bozal al buey que trilla; y: Digno es el obrero de su salario.

 

Aunque vimos éste texto para confirmar que no todos los ancianos tienen la misma capacidad de enseñanza ó función, más si la misma autoridad, aquí el punto es que todo anciano debe ser tenido no por honor, sino de doble honor y además se agrega que mayormente a los que trabajan en predicar y enseñar.

 

  • En ocasiones podemos escuchar a congregantes que no están de acuerdo con el cómo se lleva la iglesia (y probablemente no podríamos estar del todo de acuerdo), pero el problema es cuando quieren hacer su voluntad, y entonces actúan por encima de las instrucciones e indicaciones pastorales. Esto no debe ser así amados.

 

  • Un pastor puede ser cuestionado en sus decisiones, e incluso se le puede dar todas las sugerencias posibles y llegar en conjunto a una mejor decisión, pero una vez se de una indicación, ésta se debe respetar y honrar. Es también la razón por la cual debe haber más de un pastor, es decir pluralidad pastoral.

Amados hermanos, si entendemos que ha sido Dios quien llama al ministerio y  coloca a los hombres en esa posición porque así él lo quiere, debemos respetar esa decisión soberana, a través de amarles, respetarles, honrarles, cuidarles, obedecerles, y servir hombro a hombro con ellos.

Los pastores genuinos, son un regalo de Dios para nuestras vidas.

SOLI DEO GLORIA.

Ps. Luis Ángeles.

Comments

comments