EL DIACONADO

El cuerpo de Cristo que es la Iglesia tiene muchas necesidades, problemas, y situaciones que la caracterizan, sin embrago Dios en su misericordia ha dotado a su novia de siervos fieles, que aman a Dios y que aman a la novia de su Hijo Jesucristo, para cuidar de ella, y para ayudar a que cada iglesia local esté creciendo de una manera organizada y en orden. Estos siervos responsables que sirven bajo la autoridad de Cristo y supervisión de los pastores o ancianos, son un regalo de Dios para sus propósitos divinos dentro de la iglesia.

Es uno de los 2 oficios Bíblicos que encontramos en el NT, el cual se menciona junto con el de (Anciano,Obispo,Pastor) que vimos la semana pasada, y su rol o definición a groso modo, es la de ayudar a los pastores con las responsabilidades físicas y de atención dentro del pueblo de Dios, para que éstos (los pastores) se dediquen a su función principal, la oración, el estudio de la Palabra, la Predicación, la Consejería, y en general Gobernar Bíblicamente la Iglesia), donde Dios los colocó como administradores.

Antes de entrar al tema, es importante mencionar nuevamente que todos los creyentes somos servidores, es decir siervos, pero debemos aclarar que no todos los que están sirviendo son llamados a ser diáconos, pero potencialmente algunos sí. A su vez el que es llamado al diaconado, no se le nombró así por que no pudo ser pastor o no le alcanzó para serlo, sino que es diácono el que ha sido llamado por Dios, siendo un llamado de gran honra y estima ante Dios y la iglesia.

Todo aquel hermano, o escuchen bien “hermana” que llegue a ser diácono dentro de la Congregación, debe sentirse totalmente honrado, pues es Dios quien les concede ésta Gracia sobre Gracia, porque en si ya es de invaluable estima y honra el supremo llamado de ser llamados hijos de Dios, sino que ahora añade el grado honroso de ser fiel a sus ojos, para servir en este ministerio del diaconado.

Vayamos a las escrituras, pues La necesidad de la creciente iglesia del 1er. Siglo, trajo la elección de los 1ros. Siervos que fungieron como el prototipo del diaconado, y que potencialmente llegarían a ser diáconos, junto con otros más que eventualmente Dios añadió.

(Hechos 6 1-6)

  1. En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. 2.Entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo. 4. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra. 5. Agradó la propuesta a toda la multitud; y eligieron a Esteban, varón lleno de fe y del Espíritu Santo, a Felipe, a Prócoro, a Nicanor, a Timón, a Parmenas, y a Nicolás prosélito de Antioquía; 6. a los cuales presentaron ante los apóstoles, quienes, orando, les impusieron las manos.
  • Se buscan de entre nosotros mismos
  • Con buen Testimonio
  • Llenos del Espíritu Santo
  • Llenos de Sabiduría
  • La Iglesia (La Congregación los debe identificar)
  • Los Pastores les delegan autoridad y responsabilidades

Funciones principales:

  • Servir a los santos (las necesidades físicas de la Iglesia, viudas y huérfanos)
  • Ayudar a los Congregantes a cumplir con sus funciones y responsabilidades, así como a poder crecer en su servicio al Señor.
  • Ayudar a los Pastores en las actividades de la Iglesia.
  • No tienen autoridad intrínseca en sí mismos, sino autoridad delegada del pastorado (quienes dirigen la Iglesia).

Después de conocer la razón por la cual el oficio de diácono surge en la iglesia, a saber: (La necesidad de suplir los trabajos físicos y necesidades dentro de la iglesia), debemos entender que no sólo fue una necesidad temporal, sino una necesidad permanente en la iglesia, para que todas las necesidades que hay dentro de la iglesia local se puedan suplir, física y espiritualmente, ahora veremos los requisitos ya establecidos en las instrucciones apostólicas que tenemos en las Escrituras.

Es importante mencionar que si los requisitos que veremos a continuación, son los requisitos bíblicos, entonces son los requisitos que deben regir en la Iglesia del Señor Jesucristo. 

(1 Timoteo 3. 8-15)

  1. Los diáconos asimismo deben ser honestos, sin doblez, no dados a mucho vino, no codiciosos de ganancias deshonestas; 9.que guarden el misterio de la fe con limpia conciencia. 10. Y éstos también sean sometidos a prueba primero, y entonces ejerzan el diaconado, si son irreprensibles. 11. Las mujeres asimismo sean honestas, no calumniadoras, sino sobrias, fieles en todo. 12. Los diáconos sean maridos de una sola mujer, y que gobiernen bien sus hijos y sus casas.13. Porque los que ejerzan bien el diaconado, ganan para sí un grado honroso, y mucha confianza en la fe que es en Cristo Jesús. 14. Esto te escribo, aunque tengo la esperanza de ir pronto a verte, 15. para que si tardo, sepas cómo debes conducirte en la casa de Dios, que es la iglesia del Dios viviente, columna y baluarte de la verdad.

Requisitos generales:

  • Honestos Una persona digna de respeto, y que inspira respeto.
  • Sin Doblez Una persona que retiene su palabra y sostiene la verdad. Sincero y controlador de su lengua, para evitar problemas en la iglesia.
  • No dados a mucho vino
  • No Codicioso de ganancias Deshonestas
  • Guarden el misterio de la fe con limpia conciencia
  • Ser sometidos a prueba primero Observados cuidadosamente por un periodo de tiempo por la iglesia.
  • Ejercer si son irreprensibles.

Mujeres:

Pablo juzgo en el verso 11 las cualidades en las que normalmente las mujeres fallan y quizá enfatizando en las que fallaban en la iglesia de Éfeso donde Timoteo era Pastor.

 (1 Timoteo 5. 9-15). Sea puesta en la lista sólo la viuda no menor de sesenta años, que haya sido esposa de un solo marido, 10. que tenga testimonio de buenas obras; si ha criado hijos; si ha practicado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido a los afligidos; si ha practicado toda buena obra. 11. Pero viudas más jóvenes no admitas; porque cuando, impulsadas por sus deseos, se rebelan contra Cristo, quieren casarse, 12. incurriendo así en condenación, por haber quebrantado su primera fe. 13. Y también aprenden a ser ociosas, andando de casa en casa; y no solamente ociosas, sino también chismosas y entremetidas, hablando lo que no debieran. 14. Quiero, pues, que las viudas jóvenes se casen, críen hijos, gobiernen su casa; que no den al adversario ninguna ocasión de maledicencia. 15. Porque ya algunas se han apartado en pos de Satanás.

  • Honestas Se espera que se dirijan siempre con verdad en todo asunto.
  • No Calumniadoras Se espera que no difamen, no murmuren, no estén en chismes.
  • Sobrias Es lo contrario a embriaguez.
  • Fieles en Todo. A Cristo, Palabra, Esposo, Pastores, Iglesia, Evangelio, Servicio, etc.

“Se espera amadas hermanas que de entre ustedes Dios levante siervas fieles que cumplan las funciones del Diácono, quedando por supuesto en claro que antes de cualquier nombramiento se haya mostrado que se cumple con lo que Dios establece “.

¿Pero en la Biblia se mencionan las diaconisas?

(Romanos 16 1-2). Os recomiendo además nuestra hermana Febe, la cual es diaconisa de la iglesia en Cencrea; 2. que la recibáis en el Señor, como es digno de los santos, y que la ayudéis en cualquier cosa en que necesite de vosotros; porque ella ha ayudado a muchos, y a mí mismo.

Varones casados y Mujeres Casadas:

  • Si no cuidan de su casa y de su mujer, ¿cómo cuidarán de la novia de Cristo?.
  • Si no cuidan de su marido y de sus hijos, ¿cómo cuidarán de la novia de Cristo?.

Aunque no dirigen la iglesia como lo hacen los pastores, aún así tienen un llamado irreprensible a ser modelos a imitar. Valorar y apreciar el testimonio de hombres y mujeres.

“ LOS QUE SERVIMOS EN LA IGLESIA YA SEA COMO PASTORES O DIACONOS DEBEMOS SER IMITABLES “

  • Ejercer bien el diácono: Vivir y servir Fielmente a Dios y a la iglesia.
  • El diácono no es una figura decorativa en la iglesia, sino que siempre está sirviendo.
  • No es el que es diácono, pero nunca se le ve por la iglesia, ni comprometido del todo.

RECUERDEN No estamos nombrando: Condes, Duques, Duquesas, o Nobles, sino siervos!

¿Qué es Ganar un Grado Honroso?: Esto considero que viene por parte de Pablo, como una palabra de ánimo, pues hay quienes piensan que ser diácono es ser un servidor de 2do. Orden.

La Iglesia es una organización horizontal con el mismo valor de cada miembro ante Dios, no es un organigrama piramidal como las empresas de éste mundo. Los servidores en la Iglesia no son de 3ra categoría, los diáconos de 2da, y los pastores de 1ra. No amados míos, La Iglesia no es del mundo no proviene del mundo, sino de Dios, y la estructura y gobierno que Dios le ha dado es para que ésta crezca y se edifique organizadamente, con sus autoridades y responsabilidades, pero todos de igual valor y estima ante Dios.

  • Lel diaconado se determinan en cuanto a responsabilidad y confianza.
  • No es una posición de antesala para ser pastor. No es un trampolín.
  • No todo el que es diácono va a ser pastor, más puede llegar a serlo, eso depende de los dones y llamamiento de Dios.
  • No debe ser una preocupación para el diácono si va a ser pastor o no.
  • El recibir este encargo y reconocimiento por la iglesia y el Señor es un Alto honor.
  • Es ser puesto en alto, es ser distinguido por Dios para un grado honroso.
  • No todos los que sirven son diáconos, como un oficio con título formal.
  • Son diáconos los más maduros en la fe, conducta, Palabra y claro que cumplen con los requisitos bíblicos y los dones.
  • Son diáconos los que impulsan y dirigen a la iglesia en alguna capacidad.
  • Es una posición donde se le confía a ciertos miembros un grado de responsabilidad como lo puede ser por citar un ejemplo, el Tesorero de la Iglesia. Tenemos al Hno. Emilio. (El ya ha sido probado), en su momento para nombrarlo Tesorero Dios lo confirmó, la Iglesia lo ha confirmado. Es en éste momento un prototipo ejemplar de lo que es un diácono, y aunque aún lo nombramos diácono oficial en la iglesia (me refiero al nombramiento), seguramente muy pronto lo haremos, así como con otros hermanos y hermanas, quienes han mostrado fidelidad, madurez, y por supuesto cumplan con los requisitos bíblicos, es un oficio donde se requiere total honestidad, transparencia, y amor por la obra de Dios.
  • Esto no es para que el diácono o diaconisa al ser nombrado menosprecie a los demás y mire debajo del hombro, sino que sepa que su gloria es representar a Dios, para servir a los santos. (Congregantes y Pastores).
  • Dios no nos debe nada, pero Dios sabe honrar a sus siervos fieles. (Hebreros 6:10) Dios no es injusto para olvidar nuestro servicio a los santos.

EL LLAMADO Y NOMBRAMIENTO

En cuento al llamamiento y nombramiento se realiza de una manera similar como el de los futuros pastores.

Esperamos en el Señor que pronto podamos estar nombrando oficialmente diáconos y diaconisas a quienes Dios ha promovido para tal oficio, recordando que no es algo que se tiene que hacer como principio regulatorio cada año, o cada seis meses, etc., sino cada vez que nuestro Señor lo confirme. A su vez no todos los que sirven incluso al frente de un ministerio o área serán nombrados oficialmente diáconos, aunque funjan o sirvan como tales, sino que serán nombrados aquellos y aquellas que cumplan con lo que nuestro Señor demanda.

Recordemos que la Iglesia también es la encargada de observar quienes les presiden en el Señor, y por lo tanto debe ser la misma congregación la que debe reconocer a los diáconos y a los pastores.

Anuncio aún no formal:

Les informo no formalmente amados, que gracias a Dios ésta iglesia cada vez que crece demanda más atención, por lo que en este momento hay un hermano a quien se le está evaluando de manera privada para el ministerio de anciano, a quien Dios posiblemente esté llamando al ministerio pastoral, y una vez  termine la evaluación privada y haya confirmación de parte de Dios a mi vida, lo comunicaré a la Iglesia, para que la Iglesia a su vez esté orando por él y su familia, y en su momento podamos hacer una evaluación final para el nombramiento y ordenación de nuestro hermano, si así Dios lo quiere. Por supuesto como lo enseñe la semana pasada la evaluación privada comienza hablando con la persona que está posiblemente siendo llamada, por lo que este hermano ya lo sabe, su esposa lo sabe, pero aún no lo haré publico hasta terminar mi parte.

A su vez los animo a estar orando por aquellos que Dios levantará (espero pronto), como diáconos y diaconisas dentro de la Iglesia.

Pues toda Iglesia Bíblica, debe conducirse Bíblicamente en todos sus asuntos

CONCLUSIÓN.

Comments

comments