Si en la Congregación no te sientes en familia, lo más probable es que no te haz involucrado lo suficiente.

La Iglesia es la familia de Dios y localmente se expresa en cada iglesia local. En la cual debemos integrarnos, crecer y madurar dando fruto para la gloria de Dios, con la ayuda de los demás miembros de la familia.

La Iglesia local es el lugar donde Dios trata con nosotros, nos equipa, nos disciplina, nos instruye y discipula, con el propósito de ser utensilios útiles en las manos del Dios vivo.

Si bien es cierto en ocasiones pueden existir diferencias, el amor de Dios y el amor a nuestro prójimo, debe de estar por encima de cualquier deseo egoísta o individualista. Dios incluso puede usar a tu pastor en un sentido que no esperabas, y esto para moldearte a ti a la semejanza de su hijo.

Así que si tienes una Congregación Local de Sana Doctrina, tienes una familia. Amala, trabaja con ella y por ella, se luz y sal aún para los que piensas que no lo merecen. Se paciente en los tratos de Dios y sirve a Tu Señor y Salvador Jesucristo con toda tu mente, alma y fuerzas en ese lugar al que llamamos nuestra casa.

Promueve el amor a Dios y tus hermanos, promueve la compasión y misericordia, promueve el servicio y generosidad, promueve la paz y la humildad, promueve la entrega y la adoración, promueve la unidad en familia.

Amados, es una bendición, un privilegio y un gozo para nosotros ser parte de ésta hermosa y gran familia.

Les amamos.
Luis y Vanessa Ángeles
#SendasAntiguasTulancingo

Comments

comments