El escenario de este libro se desarrolla en una época difícil para Israel donde la decadencia, la apostasía y el pecado alejaban al pueblo de Dios. El Señor levantó jueces para superar dichas crisis. En este contexto de declinación espiritual surgen los jueces como libertadores. Un total de doce jueces, más Débora, gobiernan durante más de 300 turbulentos y sombríos años de la historia de Israel. En este libro se narran clásicas historias como la del vellón de Gedeón, la fuerza impresionante de Sansón y su lamentable necedad y la sorprendente participación de dos mujeres, Débora y Jael, en la toma de tierras que las fuerzas de Josué no habían podido conquistar. Jueces finaliza con la instalación del santuario en Dan, el desorden abominable de la nación y el deterioro político.

Abrir chat