Hoy es el primer culto del año 2019 y considere compartir con ustedes en este día, la gran importancia que tiene para Dios en las Escrituras, el recordarnos, quien soy, quienes somos, que somos, qué seremos y por supuesto, de quién somos. La respuesta corta a esta interrogante es: “Somos Iglesia”, La novia desposada de Cristo, La Futura contrayente en las Bodas del Cordero, sin embargo, quiero profundizar en lo que esto significa verdaderamente para nosotros. El propósito de èsta enseñanza es que entendamos tanto en lo individual, así como en lo colectivo, lo que significa pertenecer a la Iglesia del Señor Jesucristo. Cuales son los beneficios de ser parte de la Iglesia, pero así mismo el comprender cuales son mis responsabilidades con Dios, con mis hermanos, con la Iglesia local, y con tu propia familia.

Es entonces bajo esta verdad que cuando vienen las dudas, las pruebas, el sufrimiento que no puede haber otro pensamiento que pueda traer más esperanza, confianza y paz a tu vida, que el saberse Hijo de Dios, pues esto nos da sentido de pertenencia, amados tenemos dueño, hemos sido comprados por precio de sangre. 1 Corintios 7:23 Por precio fuisteis COMPRADOS…

Es así que la iglesia es cuidada y protegida por su dueño de todos sus enemigos, escuchen: somos consolados, somos sustentados, somos renovados, somos disciplinados, somos confrontados, somos moldeados, somos instruidos, somos usados, somos equipados, y todo por Gracia, sin merecer absolutamente nada de lo que Dios en su misericordia nos da.

Sólo reflexiona en lo siguiente, y quiero que lo medites de manera personal.

Fui comprado por Cristo en la cruz, rescatado de mi pecado, inmundicia y perversidad, librado de un destino eterno separado de Dios en Tinieblas y Oscuridad, que la Biblia le llama infierno, para ser justificado y poder vivir una vida para èl y no para mí, siendo santificado por su precioso Espíritu Santo y Su Gloriosa Palabra que obra poderosamente en mí, para que al final de la carrera, en aquel día pueda alcanzar la promesa total, de ser glorificado y estar eternamente con mi Señor.

            La razón por la que con todo denuedo debemos buscar la Gloria de Dios y a Cristo como nuestra prioridad, así como su voluntad, no es por un deseo egoísta del pastor, ni siquiera por un mandato de Dios (Aunque es un mandato), sino que lo haces porque al entender con la enseñanza de hoy lo que eras, cual sería tu destino sin él, que es el perder tu alma aun cuando ganaras el mundo, entonces con toda gratitud y amor te rindes voluntariamente a Su Voluntad.  

1.- Nuestra realidad (De dónde fuimos rescatados)

(1 Corintios 1. 26-31). Pues mirad, hermanos, vuestra vocación, que no sois muchos sabios según la carne, ni muchos poderosos, ni muchos nobles; 27. sino que lo necio del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo débil del mundo escogió Dios, para avergonzar a lo fuerte; 28. y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios, y lo que no es, para deshacer lo que es, 29. a fin de que nadie se jacte en su presencia. 30. Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios sabiduría, justificación, santificación y redención; 31. para que, como está escrito: El que se gloría, gloríese en el Señor.

Sólo medita, ¿quién te escogió?… Si Dios te escogió entonces escucha lo siguiente:

  • Te escogió por ser necio – Para convertirte en Sabio en Cristo.
  • Te escogió débil – Para hacerte fuerte en él
  • Te escogió Vil – Para limpiarte y Santificarte como su Hijo
  • Te escogió Menospreciado – Para darte el valor como su hijo, como su hija.

La razón por la cual estamos en Cristo y somos su Iglesia, es para mostrar su Gloria y su divino Poder a todos sus enemigos, a través de escoger personas como tú y como yo, para ser útiles en las manos del Dios todo poderoso. Claramente nos dice el texto que por causa de Cristo y sólo si estamos en cristo, tenemos sabiduría de Dios, tenemos justificación, somos santificados, y hemos sido redimidos.

Ni tú ni yo, ni nadie en este mundo, ni ningún siervo de Dios a lo largo de la Historia de la Iglesia e incluso de la Historia Veterotestamentarea podrá jactarse de algo ante Dios. Es por ello que debemos entender que nosotros, los que nos decimos Iglesia del Señor Jesucristo, el Cuerpo de Cristo, somos los que estamos en la Gran Necesidad de Dios, de Su Palabra, y de Su Gracia.

Pablo lo entendió y fue inspirado a decir lo siguiente:

(Gálatas 2. 20-21). Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. 21. No desecho la gracia de Dios; pues si por la ley fuese la justicia, entonces por demás murió Cristo.

Iglesia, escucha lo que dijo nuestro maestro:

(Juan 15:16No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca; para que todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé. 

2.- Cual es mi responsabilidad como Iglesia.

Uno de los grandes problemas de la iglesia del día de hoy, es que ha perdido la identidad como Cuerpo, como la Familia de Dios, como Pueblo, y esto nos ha llevado a subestimar el valor de la iglesia, y sobre todo a olvidar nuestras responsabilidades individuales y colectivas. Como Cristianos somos beneficiados por Gracia de todas las bendiciones, provisiones y promesas de Dios en Cristo Jesús, pero es triste ver como la influencia del mundo nos ha llevado a ser egoístas, soberbios, arrogantes, individualistas. Hemos caído al pensamiento humanista: Mientras yo esté bien, no importa que suceda al que está a mi lado. Si el hermano me saluda y no me pide nada, todo bien. Pero en el momento que te habla de una necesidad, Cierras el corazón, Cierras la Billetera y finalmente cierras la Comunicación y toda posibilidad de ser bendición a otros. Recuerda que ayudar no siempre es dinero, puede ser con un consejo, puede ser oración, etc.

Lo mismo puede sucederte en las necesidades de la Iglesia local (como Ministerio): Ofrendas Especiales tales como:

  • Necesidad de comprar sillas, (por cierto, en febrero estaremos comprando 1ro. Dios de 30 a 40 sillas)
  • Necesidad de Material para pintar. (hubo respuesta, pero no la esperada) Pero Dios proveyò
  • Necesidad de despensas para las misiones. (Este año haremos 4 visitas a Tenango, y necesitamos bendecir con despensas)
  • Necesidad de manos para el mantenimiento de nuestro Auditorio

Pero no sólo nos cerramos en lo material, sino también en lo espiritual.

  • Evangelismo una vez al mes. Último viernes de cada mes.
  • Escuchas de necesidad para servir, y de momento surgen 40 pretextos.
  • Oración 06:00am los miércoles. No puedo… o vienes 1 o 2 veces para aplacar tu conciencia, y listo dejas de venir.
  • Y más triste aún, es nuestra falta de gratitud y compromiso con Dios al faltar al culto.

Entonces cual es mi responsabilidad como miembro de la Iglesia y con la Iglesia de Dios.

Veremos algunas de las más importantes:

  1. Congregarme Fielmente.

Hebreos 10:25 no dejando de CONGREGARNOS, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

  1. Obedecer y Sujetarme a mis pastores.

Hebreos 13:17 OBEDECED a vuestros pastores, y sujetaos a ellos; porque ellos velan por vuestras almas, como quienes han de dar cuenta; para que lo hagan con alegría, y no quejándose, porque esto no os es provechoso. 

  1. Ofrendar Regularmente para la Obra de Dios.

1 Corintios 16:2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya PROSPERADO, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. 

  1. Ser buen mayordomo de los bienes que Dios nos da para administrar

1 Pedro 4:10 Cada uno según el don que ha recibido, minístrelo a los otros, como buenos ADMINISTRADORES de la multiforme gracia de Dios. 

  1. Cuidar tu Cuerpo con descanso, sueño, alimento, algo de ejercicio.

Marcos 6:31 El les dijo: Venid vosotros aparte a un lugar desierto, y DESCANSAD un poco. Porque eran muchos los que iban y venían, de manera que ni aun tenían tiempo para comer. 

  1. Cuidar mi salud espiritual: Orar, Leer regularmente la Biblia.

1 Tesalonicenses 5:17 Orad SIN CESARSalmos 119:140 Sumamente pura es TU PALABRA,Y la ama tu siervo.

  1. Involucrarme en la vida activa de la iglesia por amor.

Gálatas 5:13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. 

  1. Ser discípulo de Cristo. Tomar los discipulados para crecer.

1 Pedro 2:21 Pues para esto fuisteis llamados; porque también Cristo padeció por nosotros, dejándonos ejemplo, para que sigáis SUS PISADAS

  1. Amar a Cristo sobre todo.

Filipenses 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del CONOCIMIENTO DE Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo, 

  1. Amando a mi hermano en Cristo y Perdonando a mi ofensor.

1 Juan 4:7 Amados, amémonos UNOS A OTROS; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios. 

Colosenses 3:13 soportándoos UNOS A OTROS, y perdonándoos UNOS A OTROS si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

  1. No siendo Vanaglorioso ni envidioso

Gálatas 5:26 No nos hagamos vanagloriosos, irritándonos UNOS A OTROS, envidiándonos UNOS A OTROS

  1. Siendo un adorador

Salmos 149:1 CANTAD a Jehová cántico nuevo; Su alabanza sea en la congregación de los santos.

Cristo fue escupido, maltratado, blasfemado, insultado, despreciado y muerto por nosotros, sin embargo nos dejó el mayor ejemplo de humildad, amor y perdón.

3.- Aprendiendo a ser Iglesia.

No puede haber un divorcio entre La Palabra de Dios y su influencia en nuestras vidas, con nuestra vida entre semana, en las actividades del hogar, escuela, laboral, etc.

En 1 Timoteo 3:15 leemos que la iglesia es la casa de Dios, somos la iglesia del Dios viviente, COLUMNA Y BALUARTE de la verdad. 

Nuestro Señor Jesucristo nos habló de la una realidad absoluta del papel de la Iglesia en este mundo, y el nombró a su iglesia y lo hizo con toda Autoridad: Sal Y Luz.

La sal: En los tiempos bíblicos no sólo servía para poder sazonar un guiso, sino que además preservaba la carne de la descomposición. Al no existir refrigeradores y congeladores como los que tenemos hoy, en la Antigüedad se utilizaba la sal.

En este caso nosotros no estamos para sazonar al mundo, sino para preservar su putrefacción a través de las buenas obras, buen testimonio, y la proclamación del Evangelio. Esto incluye el anunciar las virtudes de cristo.

La Luz: Continuamente en Las Escrituras leemos que La Palabra de Dios es làmpara y lumbrera: Leamos Salmo 119:105 Lámpara es a mis pies tu palabra,
LUMBRERA a mi camino.

Cristo nos encomendó el ministerio de la reconciliación, es decir tenemos por Gracia la Comisión de anunciar Su Palabra, para que esta sea luz en medio de las tinieblas. Nuestras buenas obras deben hacer resplandecer de una manera Gloriosa a Cristo y su obra en la Cruz.

Por último: El mandato de carácter, comportamiento y modestia en  Tito 2.

Tito 2 1. Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina. 2. Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el amor, en la paciencia. 3. Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras, no esclavas del vino, maestras del bien; 4. que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, 5. a ser prudentes, castas, cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la palabra de Dios no sea blasfemada. 6. Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; 7. presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, 8. palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros. 9. Exhorta a los siervos a que se sujeten a sus amos, que agraden en todo, que no sean respondones; 10. no defraudando, sino mostrándose fieles en todo, para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador. 11. Porque la gracia de Dios se ha manifestado para salvación a todos los hombres, 12. enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente, 13. aguardando la esperanza bienaventurada y la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo, 14. quien se dio a sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad y purificar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras. 15. Esto habla, y exhorta y reprende con toda autoridad. Nadie te menosprecie.

Sòlo La verdadera Iglesia y Sòlo en la Iglesia aprenderemos a separar y a discernir lo Santo de lo Profano.

La promesa Final: 1 Juan 3:2 Amados, ahora somos hijos de Dios, y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos SEMEJANTES a él, porque le veremos tal como él es.

Comments

comments